Posteado por: Shaliaj | marzo 25, 2010

EL DI-OS DE GRACIA

DESDE EL ESCRITORIO DEL PASTOR: FRANCISCO JAVIER MESÉN

(COSTA RICA)

UN DI-OS DE GRACIA

Leer: Santiago 1.17/18

1:17 Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación.
1:18 El, de su voluntad, nos hizo nacer por la palabra de verdad, para que seamos primicias de sus criaturas

INTRODUCCIÓN: El carácter del Di-os Eterno & Todopoderoso es con frecuencia distorsionado por el mundo. Para los ojos incrédulos, Di-os puede parecer un gobernante severo que se apresura a castigar cualquier desobediencia.
Qué si usted no dice o hace tal cosa, se va para el infierno, esa es la idea equivocada qué por muchos años nos han metido en la cabeza, se olvidan qué Di-os es amor.
Por alguna razón, esa falsa visión ha contaminado también a nuestras congregaciones. Hay creyentes que se acercan al Di-os Eterno como si él fuera un viejo tacaño que reparte sólo migajas de amor, gracia y perdón. ¡Pero la indigencia espiritual no es el plan del Padre Celestial para sus hijos!
Al ser salvos, recibimos todas las cosas buenas que Di-os quiere darnos: perdón, redención, justificación, un lugar en su familia, y mucho más.
Hay la idea equivocada entre algunos creyentes, de que la gracia del Señor para con nosotros aumenta en la medida que la madurez de nuestra fe también aumente.
Si eso fuera así, estaríamos ganando su bendición por medio de obras. La realidad es que el crecimiento espiritual ensancha nuestra capacidad para reconocer y disfrutar de la gracia de Di-os en nuestras vidas.
Lamentablemente, muchas personas piensan que son indignas de gozar de las bendiciones del Di-os Todopoderoso. Pero, por fortuna, no tenemos para merecer su bondad, porque ninguno de nosotros podría merecerla.
De hecho: Efesios 2.8/9 (v.2:8 Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Di-os; v.2:9 no por obras, para que nadie se gloríe.) Destaca el hecho de que Di-os opera sobre la base de su gracia, no de nuestras obras.
CONCLUSIÓN: Piense en lo grande, ancho y profundo que es su amor; al Di-os Eterno le encanta bendecirnos y derramar su gracia sobre nosotros, sólo porque él quiere, no porque nos lo hayamos ganado. Nuestro Padre Celestial no es un tacaño. Él abre generosamente su mano para derramar su gracia sobre nosotros. Siga el consejo del salmista: “Gustad, y ved que es bueno HaShem” Salmo/Tehilim 34.8
REFLEXIÓN: Di-os no lo piensa dos veces para amarnos, Di-os no lo piensa dos veces para bendecirnos, Di-os no lo piensa dos veces para cuidarnos, Di-os no lo piensa dos veces para sanarnos. ¿Por qué muchas veces somos muy duros, por no decir tacaños para darle a Di-os, de nuestro dinero y nuestro tiempo?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: