Posteado por: Shaliaj | junio 23, 2010

LA GRANDEZA DE HASHEM

DESDE EL ESCRITORIO DEL PASTOR: FRANCISCO JAVIER (COSTA RICA)

LA GRANDEZA DE HASHEM

Leer: Isaías 40.12/26

40:12 ¿Quién midió las aguas con el hueco de su mano y los cielos con su palmo, con tres dedos juntó el polvo de la tierra, y pesó los montes con balanza y con pesas los collados?
40:13 ¿Quién enseñó al Espíritu de YHWH, o le aconsejó enseñándole?
40:14 ¿A quién pidió consejo para ser avisado? ¿Quién le enseñó el camino del juicio, o le enseñó ciencia, o le mostró la senda de la prudencia?
40:15 He aquí que las naciones le son como la gota de agua que cae del cubo, y como menudo polvo en las balanzas le son estimadas; he aquí que hace desaparecer las islas como polvo.
40:16 Ni el Líbano bastará para el fuego, ni todos sus animales para el sacrificio.
40:17 Como nada son todas las naciones delante de él; y en su comparación serán estimadas en menos que nada, y que lo que no es.
40:18 ¿A qué, pues, haréis semejante a Di-os, o qué imagen le compondréis?
40:19 El artífice prepara la imagen de talla, el platero le extiende el oro y le funde cadenas de plata.
40:20 El pobre escoge, para ofrecerle, madera que no se apolille; se busca un maestro sabio, que le haga una imagen de talla que no se mueva.
40:21 ¿No sabéis? ¿No habéis oído? ¿Nunca os lo han dicho desde el principio? ¿No habéis sido enseñados desde que la tierra se fundó?
40:22 El está sentado sobre el círculo de la tierra, cuyos moradores son como langostas; él extiende los cielos como una cortina, los despliega como una tienda para morar.
40:23 El convierte en nada a los poderosos, y a los que gobiernan la tierra hace como cosa vana.
40:24 Como si nunca hubieran sido plantados, como si nunca hubieran sido sembrados, como si nunca su tronco hubiera tenido raíz en la tierra; tan pronto como sopla en ellos se secan, y el torbellino los lleva como hojarasca.
40:25 ¿A qué, pues, me haréis semejante o me compararéis? dice el Santo.
40:26 Levantad en alto vuestros ojos, y mirad quién creó estas cosas; él saca y cuenta su ejército; a todas llama por sus nombres; ninguna faltará; tal es la grandeza de su fuerza, y el poder de su dominio.

INTRODUCCIÓN: Cuán cortos nos quedamos al tratar de contemplar la grandeza de Di-os, el salmista David quedaba cortos a pesar de todos los atributos qué él vió en el Eterno.

Cuando usted piensa en Di-os, ¿qué es lo primero que le viene a la mente? A menudo, la gente ve a Di-os de la manera que mejor se adapta a su necesidad o situación particular.

Por ejemplo, una persona que lucha con la culpa puede centrarse en el perdón del Shaddai Todopoderoso, o en la santidad. Y alguien con anhelo de justicia, puede pensar en la rectitud del Elohim Todopoderoso.

Pero la verdad es que su carácter abarca mucho más de lo que podríamos comprender o tratar de explicar. Me resultaría imposible resumir en un devocional la descripción de un Di-os tan maravilloso.

Sin embargo, es importante ver lo que dice la Biblia, para tener una imagen precisa de Aquel a quien adoramos.

Hoy nos centraremos en un atributo: Sú Grandeza. Nuestro pasaje nos dice que Di-os es mayor que la creación (v. 12), ya que con su mano lo hizo todo.
Él es superior a las naciones, y a cualquier ídolo hecho por el mejor artesano (vs. 18/20). De hecho, está por encima del mundo y de toda la humanidad (vs. 22/23), sobrepasando aun a los cielos y a todas las galaxias.

CONCLUSIÓN: Los pensamientos de nuestro Padre Celestial son mucho más grandes que los nuestros (Isaías 55.9 Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos.), y mucho más elevados de lo que podemos entender. El Salmo 93.1 dice: “HaShem reina; se vistió de magnificencia; HaShem se vistió, se ciñó de poder”.

YHWH es Grande, en el Salmo/Tehilim 145.3 Grande es HaShem, y digno de suprema alabanza; Y su grandeza es inescrutable. Di-os es tan grande, qué su grandeza que no puede averiguarse y saberse, la mente nuestra finita, Di-os es infinito en toda su extensión.

REFLEXIÓN: Medite en el Di-os maravilloso al que adoramos. Él es realmente digno de nuestra alabanza. Al captar siquiera una fracción de su grandeza, nuestra respuesta debe ser la humilde adoración. Después de todo, ¿quiénes somos nosotros para que Él quiera tener nuestra amistad, tanto así que envió a su Hijo a morir por nuestros pecados?

Anuncios

Responses

  1. LA GRANDEZA DE DI-OS ES INESCRUTABLE, NO PUEDEAVERIGUARSE, NI SABERSE, NUESTRA MENTE FINITA NO PUEDE, NI PODRÁ PROCESAR LO INFINITO DE DI-OS.

    NUESTRO DI-OS ES MARAVILLOSO, SÚ GRANDEZA ES TAN GRANDE QUÉ NO PODRIÁMOS DESCRIBIRLA CON NUESTRAS PALABRAS.

    DAVID SE QUEDABA CORTO AL DESCRIBIR LA GRANDEZA DE DI-OS.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: